En la pubertad, la adolescencia e incluso, en algunos casos durante la adultez, la tetraciclina para el acné puede convertirse en el principal aliado contra las impurezas en la piel. En ocasiones, el uso de antibióticos debe ser la última opción posible para afrontar las diversas enfermedades o afecciones en el ser humano, y para este escenario no es la excepción.

La tetraciclina forma parte de los antibióticos bacteriostáticos de la considerada “vieja escuela” en la medicina, solo debe ser utilizada con una prescripción médica basada en una evaluación previa por un experto dermatológico.

Las molestas espinillas comienzan a hacer acto de presencia desde una edad muy temprana en términos generales y no dejan de causar estragos hasta una etapa de vida avanzada.

Son innumerables la cantidad de métodos caseros y naturales que existen para contrarrestar sus efectos, aunque a veces, el grado es tan elevado que no dan resultados efectivos. Solo en situaciones extremas se debe dar el paso de utilizar medicamentos con una posibilidad acentuada de efectos secundarios poco gratificantes para los pacientes.

El acné es común alrededor de los 20 años, muy pocas personas escapan de sus efectos. Forma parte del desarrollo hormonal de los seres humanos y varía sus daños según la etapa de la afección en media o avanzada.

Este mal afecta principalmente a los adolescentes, no solo por ser quienes lo desarrollan en gran magnitud sino por padecerla en una fase donde la interacción social es de importancia primordial. En algunos casos se trata de un daño hereditario que afecta el rostro, la espalda, el cuello, los hombros y el pecho por igual. Cuando abarca tanto, los antibióticos pasan a ser la opción principal.

Tetraciclina y su eficacia

La tetraciclina es buena para el acné porque lo combate de forma directa y con una eficacia prácticamente perfecta. Eso sí, no se debe abusar de su uso por la misma razón que no se puede hacer con el resto de los antibióticos: podría hacerse resistente con el tiempo.

El exceso de grasa en la piel y la consecuente obstrucción de poros por sus glándulas sebáceas son la causa principal de esta afección, la cual es contrarrestada con el fármaco. Se debe tener en cuenta que no siempre es visible con las protuberancias rojizas, sino también se manifiesta con puntos negros o pequeños quistes.

Mucha gente se pregunta…

¿Para qué sirve la tetraciclina para el acné?

Pues resulta simple, actúa como una vía de tratamiento mucho más agresiva para afrontarlo. Dentro de la lista de medicinas con estas características es de las más comunes recetadas por los médicos expertos. Esta es una muestra inequívoca de que si se realizan los procedimientos de la forma adecuada tiene una alta probabilidad de éxito. La mayoría de las personas que acuden a esta forma de tratar los problemas en su piel es porque ya han intentado todos los naturales o menos invasivos.

Ahora bien…

¿Cómo funciona la tetraciclina para el acné?

Es un poco distinto a los antibióticos tradicionales tanto para tratar problemas dérmicos como de otro tipo.  Al tratarse de uno bacteriostático no se encarga directamente de eliminar las bacterias sino de inhibir la reproducción celular adicional. En pocas palabras, reduce la recurrencia con la que aparecen las espinillas o todas sus variantes y acelera el proceso de recuperación. En un promedio de dos semanas los efectos comenzarán a notarse en todas las zonas afectadas.

¿Cómo usar la tetraciclina para el acné?

Basta con tener sentido común. La prudencia en su utilización es vital para no ocasionar otro tipo de daños consecuentes. La presentación oral de la pastilla de 500 mg es la que más se encuentra en las farmacias.

¿Cómo tomar la tetraciclina para el acné?

Por lo general, los doctores recomiendan tomar una o dos tabletas diarias, dependiendo de la gravedad de la afección en cada paciente.

Se debe tener en cuenta que se aconseja no hacerlo durante las comidas. Por sus componentes suele afectar el estómago, por lo que lo mejor resulta consumirlo al menos una o si es posible, dos horas antes de cada alimento. Hay que evitar en todo momento tomarla junto a productos lácteos como leche, yogures, queso o helados. Por el contrario, un buen vaso de agua refrescante es la opción ideal para cada dosis del antibiótico.

Presentaciones de la tetraciclina

El antibiótico tetraciclina para el acné es una variante disponible para atacar todos esos molestos inconvenientes que se presentan en la piel por causas hormonales. Si es la primera vez que se utiliza hay que revisar detalladamente sus indicaciones para conocer si no se es alérgico a ningún contenido. Este antibiótico es utilizado en los pacientes que no son tolerantes a la penicilina y necesitan ser tratados no únicamente por el acné, sino de igual manera en otras enfermedades respiratorias o gastrointestinales.

Existe la presentación de una pomada de tetraciclina para acné que es sumamente eficaz para todo tipo de afecciones dérmicas. Antes de darle uso de forma local se debe lavar con abundante agua y jabón la zona donde se aplicará el ungüento. La higiene es un acompañante con principal protagonismo en los tratamientos contra este tipo de padecimientos. Hasta los cosmetólogos echan mano de esta crema para el cuidado de la piel para tratar lesiones causadas por los cosméticos. En promedio debe ser aplicada entre dos o tres veces por día.

¿Por cuánto tiempo tomar la tetraciclina para el acné?

Los tratamientos contra el acné suelen ser bastante largos y tediosos, por lo tanto el tiempo en el que se debe tomar la tetraciclina variará dependiendo de la gravedad. Como lo mencionamos anteriormente, en cuestión de dos semanas se comenzarán a observar los efectos positivos de su utilización.

Sin embargo, esto no significa que se pueda mantener así a largo plazo. Algunos expertos mandan el medicamento entre seis meses hasta año y medio, aunque estos últimos escenarios están reservados en casos de elevada gravedad. Dos años es un exceso, el efecto en todo organismo que reciba un antibiótico oral o en ungüento por un período de tiempo tan extenso es contraproducente por completo.

Tetraciclina como tratamiento para el acné

Esta pastilla forma parte de los métodos sistémicos con comprobada efectividad a lo largo de los años.

En la era moderna ha tomado un auge importante la utilización de rayos láser para los que huyen a las pastillas o cremas en la búsqueda de mejorar sus situaciones, sin embargo, lo tradicional siempre brinda mayor confianza. Lo más importante es que su alcance se extiende por todas las zonas afectadas desde los pies hasta la cabeza con un alto grado de efectividad.

Efectos secundarios y contradicciones

Como todo antibiótico o medicamento en general, se corre un riesgo: el de la tetraciclina para el acné y sus efectos secundarios. Estos abarcan desde unos simples y comunes malestares estomacales como vómitos y diarrea hasta otros de cuidado como erupciones en la piel y fuertes dolores de cabeza. Esta intensa jaqueca puede ser causada por una hipertensión intracraneal, así como una hinchazón de dolor considerable en las articulaciones. De igual manera, en situaciones poco probables pero posibles se encuentra el de la hepatitis inducida, la cual produce ictericia en ojos, membranas mucosas y piel.

ictericia en los ojos síntomas

Ojos amarillos, es uno de los síntomas de la ictericia

Dentro de las contraindicaciones en el uso de tetraciclina para el acné está su utilización en niños menores de 10 años debido a que produce decoloración en sus dientes de forma permanente. A su vez, las mujeres embarazadas tampoco deben consumir este antibiótico por la misma razón, ya que podría afectar de forma directa al feto. Mientras que si se encuentra en etapa de lactancia cabe la posibilidad que la leche materna con influencia de la tetraciclina retarde el desarrollo de los huesos en el infante. En el caso de las pomadas es permitida la utilización de pequeñas dosis en las féminas en estado, aunque en caso de presentarse alguna alteración en la piel se suspenderá el uso inmediatamente.

La tetraciclina para acné es dañina a largo plazo

Debido a que podría causar la resistencia del organismo a largo plazo, complicando los procesos de recuperación de lesiones en la piel. La afectación de órganos vitales como riñones e hígado puede verse comprometido con el uso indiscriminado no solo de la tetraciclina, sino de cualquier otro antibiótico o medicamento. Por esa razón es absolutamente necesario evitar la automedicación y actuar siempre bajo la supervisión de un experto que guíe los procedimientos a seguir en cada tratamiento.

Comparaciones entre pastillas

Entre la azitromicina o tetraciclina para el acné hay una diferencia médica de importancia. La tetraciclina es la opción más común entre los médicos para tratar los problemas en la dermis por su eficacia y bajos costos en los que se pueden conseguir en las farmacias.  Mientras que la azitromicina forma parte de los macrolídios, una opción con menor capacidad antiinflamatoria y mayor cantidad de efectos secundarios posibles, por lo que su uso solo se da cuando los pacientes son alérgicos a la tetraciclina.

En definitiva…

el acné no forma parte de esas enfermedades mortales que ponen en peligro la vida de las personas pero sí afectan una etapa importante del ser humano. Su importancia radica más en lo psicológico que en el aspecto puramente de la salud. Muchos adolescentes o adultos jóvenes se cohíben de salir o socializarse por el temor que les genera las burlas o comentarios que puedan ocasionar las protuberancias en su cara o cualquier otra parte del cuerpo. Incluso, asistir al relajante ambiente de una playa o piscina resulta una auténtica tortura para los afectados, hasta el punto que prefieren desistir de la idea. Es por ello que todos los tratamientos existentes en la actualidad, complementados con los de la medicina tradicional, significan una solución que va más allá del aspecto estético.