El acné ha venido siendo uno de las grandes enfermedades más comunes, y afecta a los jóvenes en la mayoría de los casos. Conocer cuáles son las causas del acné es muy importante. Ya no es una opción conocer los tipos de acné, es una obligación saberlo y identificarlo.

En suma, el acné se puede clasificar según su grado, es decir, la cantidad de lesiones y el nivel de gravedad. Puede ser leve o de grado 1 con menos de 10 granos, el acné moderado o grado 2 corresponde entre 6 y 20 lesiones en la mitad del rostro y puede afectar el tronco.

El acné severo o de grado 3 representa entre 21 y 50 lesiones en la mitad del rostro y puede afectar varias zonas del cuerpo, por último, el acné muy severo o de grado 4 corresponde a más de 50 granos en la mitad de la cara. Al mismo tiempo, hay varios tipos de acné, es preciso identificar las características de cada uno, pues según estas es posible determinar el tratamiento más adecuado, estos son:

Acné vulgar

Este es el tipo más común y se divide en acné vulgar leve y acné vulgar grave, a su vez puede ser acné no inflamatorio y acné inflamatorio, sus tipos son:

Acné comedoniano o puntos blancos

Es no inflamatorio y se genera cuando se obstruyen los poros con sebo y células muertas, permanecen de color blanco porque no entran en contacto con el aire, además su ciclo de vida es más rápido.

acné comedoniano

Puntos negros

También se conocen como comedones, se produce por un poro parcialmente bloqueado, así que el aceite o sebo sube a la superficie y cuando entra en contacto con el aire se torna de color negro. En este caso el ciclo de vida es más largo y son más resistentes, también pueden estar a un nivel más profundo de la piel, así que eliminarlos es más complejo.

puntos negros

Acné papuloso o pápulas

Son protuberancias pequeñas e inflamadas, suelen ponerse de color rojo y son muy sensibles, en síntesis son la inflamación del punto blanco. La piel que presenta bastante grasa y es gruesa le da estabilidad.

acné papuloso

Acné pustuloso o pústulas

Son lesiones pequeñas y redondas al igual que las pápulas, pero presentan pus en las puntas. No conviene apretarlas o podrían generar cicatrices en la piel.

acné pustuloso

Acné quístico o quistes

Se incluye en el acné vulgar grave, son quistes llenos de pus y tienen un tamaño alrededor de los 5 milímetros. Este acné quístico es bastante común y puede presentarse junto a los nódulos de forma simultánea.

acné quístico

Acné nodular o noduloquístico

Son bultos o protuberancias puras porque se forman por debajo de la piel y se presentan en zonas grandes, pueden durar hasta un mes y son capaces de causar dolor, se complican fácilmente si se aprietan.

Acné nodular

Acné rosácea

Este es un tipo de acné muy particular y suele ser confundido con el acné vulgar, ya que tienen algunas similitudes. Este tipo de lesión se presenta en un tercio del rostro, justo en las áreas de la frente, nariz, mejillas y barbilla.

Se caracteriza por marcas rosáceas o de color rojo, las cuales son muy parecidas a una erupción o sarpullido, además se acompaña de protuberancias, manchas y granos. También provoca una mayor visibilidad de los vasos sanguíneos, los cuales se tornan muy sensibles.

Es una enfermedad muy común en las mujeres, especialmente en aquellas con 30 años de edad, aunque son los hombres quienes presentan los casos más graves. Cabe destacar, que en las situaciones más complejas de la acné rosácea, si no se aplican los tratamientos respectivos a tiempo, se produce la inflamación y ensanchamiento de los tejidos especialmente en la zona alrededor de la nariz, así que esta se engruesa y esto se conoce como Rinofima.

Acné severo

Se trata de los tipos de acné crónico, donde las características de la enfermedad son más graves y complejas, este tipo incluye:

Acné conglobata

Se presenta de manera más frecuente en hombres jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y 30 años. Se trata de lesiones de gran tamaño con puntos negros, así como pústulas y nódulos, que causan daños severos en la piel, cicatrices grandes y con bastante profundidad.

También tiene una larga duración y ataca zonas del cuerpo como la cara, los brazos, el pecho, la espalda, los glúteos y muslos. Se presenta cuando el acné erupciona o por el abuso de esteroides y anabolizantes.

Pioderma facial

Se presenta con frecuencia en mujeres con edades entre los 20 y 40 años, se caracteriza por nódulos y pústulas graves en gran cantidad y suelen dejar muchas cicatrices.

Acné fulminante

Es más común en los jóvenes y se trata de la presencia de los nódulos quísticos más difíciles, también se acompaña de fiebre y dolor en las articulaciones.

Acné Foliculitis gram negativos

Es la complicación bacteriana de los quistes y pústulas y suele ser el resultado de un largo tratamiento para el acné vulgar.

Por otra parte, existen otros tipos de acné, pues hay varias clasificaciones, por ejemplo:

  • Acné premenstrual: se caracteriza por granos pequeños que aparecen unos días antes de que comience el periodo menstrual, lo origina los cambios hormonales que sufren la mujer durante este periodo. En los casos en los que las mujeres ya sufran de acné, durante estos días se hace más visible, pero suele desaparecer en poco días.
  • Acné juvenil: suele afectar a los adolescentes por los cambios hormonales producidos por el desarrollo. En líneas generales, es un acné comedoniano y se presenta en la conocida zona T, la cual responde a la frente, la nariz y el mentón.
  • Acné del bebé: en algunos casos los bebés recién nacidos presentan acné que se identifica por pequeños granos que permanecen durante las primeras 72 horas de vida. Se producen por las hormonas que la madre le traspasa y desaparece por sí solo durante los días siguientes.
  • Acné queloideo: consiste en la irritación de la piel, se trata de cicatrices que se tornan muy gruesas y forman queloides.
  • Acné iatrogénico: se genera por el uso de diversos medicamentos como los anticonceptivos orales, los corticosteroides, anabolizantes, androgénicos, isoniacidas y yoduros.  

En cuanto a los tratamientos para el acné, dependen completamente de su tipo y las características respectivas, así que lo más conveniente es asistir a la ayuda de un dermatólogo o especialista para que determine la solución indicada, tanto si es un acné moderado y más aún cuando se trata de los casos más graves.

Al mismo tiempo, una de las interrogantes más frecuentes gira en torno a que es bueno para el acné severo, lo mejor es evitar pinchar o apretar los granos para impedir la formación de cicatrices y visitar de inmediato al médico, para que según las condiciones particulares, recomiende el mejor tratamiento.