Probablemente no sea la primera vez que escuchas que la vitamina C es beneficiosa. Las madres y abuelas siempre recomiendan tomar pastillas de vitamina C para prevenir el catarro. Y no es un secreto para nadie que pocas cosas se comparan con un buen vaso de zumo de naranja después de una jornada de ejercicio.

Pero, ¿se te había ocurrido alguna vez que la vitamina C sirve para el acné?

De hecho, está comprobado que aquellos pacientes con un déficit de vitamina C, tienen más acné. Esto sucede porque esta vitamina tiene un impacto muy bueno en la piel y en la regulación del sebo.

El acné se produce por muchos factores. Resalta, ante todo, la combinación del sudor con la suciedad acumulada en el rostro. Esta unión crea un ambiente ideal para la proliferación de acné. ¡Es la zona de confort de espinillas y puntos negros! Ya sabes que la nariz es el lugar favorito de los comedones para aparecer porque, si te das cuenta, es un foco de sebo. Hay mucha grasa ahí.

Tomando precauciones como mantener una higiene adecuada y los productos adecuados, tendrás muchas mejoras en cuanto al acné.

Pero también puede acentuarse por culpa del estrés. Se ha demostrado que altos niveles de cortisol están estrechamente relacionados con la aparición de espinillas y comedones. Esto se da principalmente por dos motivos:

El primero, el estrés tiende a privarte del sueño y para tener una piel sana, hay que dormir bien.

Segundo, cuando estás muy estresado las glándulas sudoríparas están más estimuladas así que producen más grasa de la necesaria. Y por lo general, a más aceite, más acné.

Vitamina C es hidrosoluble

Esto quiere decir que se expulsa a través de la orina. No se retiene demasiado en el cuerpo. Así que, debes estar continuamente consumiéndola.

¿Donde se puede encontrar vitamina C?

Afortunadamente, la puedes encontrar en muchas frutas como las fresas, cítricos, papaya, kiwi, guayaba, melones-, y verduras como el brócoli y la coliflor. Unas cinco porciones al día son suficientes para mantener elevados los niveles de la vitamina C, también conocida como ácido ascórbico.

Además, las fuentes naturales de vitamina C son más efectivas que las sintéticas. Lo mejor de esta multifuncional vitamina es que no hay un límite para su consumo. ¡Si te quieres atragantar de naranjas, no incidirá negativamente en tu salud! ¡Qué viva la vitamina C!

¿Cómo tomar vitamina C para el acné?

Se acostumbran las pastillas o cápsulas de vitamina C que además, pueden ser ingeridas de diferentes maneras. Algunas se disuelven en agua, otras se toman enteras y hay presentaciones masticables, especiales para los más pequeños de la casa.

Si vas a comprar vitamina C en farmacia, las presentaciones más frecuentes son los botes de 500 mg y 1000 mg. Deben ser lo más natural posible. La ventaja de los comprimidos de vitamina C es que pueden ingerirse oralmente y se pueden aplicar tópicamente en el cutis.

Vitamina C inyectable

Este método ha sido una sorpresa para todos. También se le llama megadosis y tiene efectos inmediatos. Es un hidratante celular que casi no tiene efectos negativos. Se encarga de mejorar notablemente la apariencia de la piel.

Ingesta vía oral

La ingesta oral deshecha el 95% de las propiedades de la vitamina C mientras que las inyecciones facilitan la absorción total de sus beneficios.

Contraindicaciones de la vitamina C inyectable

Todo se reducen al área renal, por lo que no se le recomienda su uso a los pacientes que hayan sufrido de cálculos.

Pese a que la vitamina C en cualquiera de sus presentaciones es altamente recomendada para el organismo, existen leves efectos secundarios. Puede causar vómito, estreñimiento y náuseas, pero es muy difícil excederse con las dosis. ¡Cuidado con pasarte de la raya!

Viendo el lado bueno:

Beneficios de la vitamina C para el acné

Los beneficios de esta vitamina son variados. En general, es muy buena para la dermis porque es un antioxidante natural.

La vitamina C es necesaria para la producción de colágeno, el cual es fundamental para reparar y regenerar las células haciendo que la piel luzca hermosa y radiante. La falta de colágeno en tu piel, hará que se debilite. Eso complicará el proceso de sanación por efectos del acné. Sí, las cicatrices y las manchas producto de los granitos se atenúan con ayuda de la vitamina C. ¡Las pequeñas marcas moradas se disimularán! Genial, ¿no?

La vitamina C, como otros complejos vitamínicos, no puede ser producida por tu propio cuerpo. Esto quiere decir que dependes de fuentes externas para asegurar su presencia en tu organismo.

Mientras más vitamina C consumas, más colágeno produces.

El colágeno es bastante eficiente contra el envejecimiento prematuro, por eso se les recomienda a los mayores de 30 años. Diariamente, se aconseja ingerir mínimo 60 mg.

Otra de los aspectos positivos de la vitamina C para el rostro es que se encarga de aclarar el enrojecimiento de los granitos. Asimismo, minimiza el impacto de los rayos UV en la piel que pueden ser nocivos para la salud cutánea.

Crema hidratante con vitamina C

Las cremas hidratantes con vitamina C se encargan de dejar la piel luminosa, tersa y regenerada. Para que tenga un mejor impacto en el rostro, es bueno lavar bien la cara antes de aplicar el producto. Al momento de untarlo, haz pequeños masajes para que absorba mejor. Puedes usar la crema hidratante por las mañanas y antes de acostarte, aunque debes tener cuidado con que no manche al ser expuesta al sol. En los meses de invierno es mucho más recomendable usarla.

Si tu piel es grasa, normal o mixta, puedes elegir entre gel o loción y crema, respectivamente. Es un artículo cosmético que le brinda muchos beneficios a tu piel. Los especialistas recomiendan exfoliar el área al menos una vez a la semana para obtener excelentes resultados tanto a corto como a largo plazo.

Por otro lado, los serum de vitamina C para el acné se pueden usar justo antes de la crema hidrante. Es un producto que se puede emplear todo el año. Lo aplicas en el rostro, cuello y pecho. Es de rápida absorción y el efecto de la vitamina C en el cutis se nota de inmediato. Protege de los rayos del sol, mantiene la piel humectada y es excelente para prevenir el acné. ¡En una piel sana no caben imperfecciones!

Vitamina C y Zinc para el acné

El consumo de zinc para el acné es provechoso porque tiene cualidades antiinflamatorias potentes, regula las glándulas sebáceas que producen el exceso de grasa en la piel, es antioxidante y también aclara la piel. Usar ambas vitaminas para cuidar la dermis es un tiro al blanco, pues tienen propiedades excelentes para su cuidado. Esta combinación se encuentra en los comprimidos de zinc, que aparte de la vitamina C, contiene vitamina A, B y E. Todas infalibles para eliminar el acné.

¿Cómo ingerir Zin?

El zinc puede ingerirse por vía oral y también puede aplicarse directamente en la zona afectada.

Si tu dieta no contiene suficiente zinc, corres el riesgo de que las heridas no cicatricen a tiempo. Esto puede ser muy incómodo con el acné porque te vuelves más vulnerable a infecciones. Al igual que la vitamina C, contribuye con la presencia de colágeno. ¿Te imaginas lo que pasará si combinas el consumo de ambos? ¡Las propiedades se duplicarán y tendrás un rostro de impacto!

Nota:

Es importante cuidar y mantener hidratada nuestra piel para evitar las posibles infecciones o bacterias que causen acné. Es fundamental tener claro que las mejoras no aparecerán enseguida. Es con el paso de los meses te sentirás muy satisfecho con el aspecto de tu piel.